El estrés laboral: estrategias para erradicarlo.

4f526841a553fcd66c56db62f4d67d88Con motivo de la Semana Europea de la Seguridad y Salud en el trabajo 2015, publicamos un artículo de Pablo Búa Burgos, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales y experto en la materia, sobre el estres laboral, un problema creciente en nuestra sociedad.

El estrés laboral lo conocemos como la reacción que puede tener el individuo ante exigencias y presiones laborales que no se ajustan a sus conocimientos y capacidades y que ponen a prueba su capacidad para afrontar la situación.

Aunque el estrés puede producirse en situaciones laborales muy diversas, a menudo se agrava cuando el empleado siente que no recibe suficiente apoyo de sus superiores y compañeros, y cuando tiene un control limitado sobre su trabajo o la forma en que puede hacer frente a las exigencias y presiones laborales.

Debido a las exigencias del entorno laboral de hoy en día, es inevitable que exista presión en el trabajo. Un nivel de presión que el trabajador considere aceptable puede incluso mantenerlo alerta, motivado y en condiciones de trabajar y aprender, dependiendo de los recursos de que disponga y de sus características personales. El estrés aparece cuando esa presión se hace excesiva o difícil de controlar.

El estrés es el resultado del desequilibrio entre las exigencias y presiones a las que se enfrenta el individuo, por un lado, y sus conocimientos y capacidades, por otro. El estrés pone a prueba la capacidad del individuo para afrontar su actividad, y no sólo incluye situaciones en que la presión laboral excede la capacidad del trabajador para hacer frente a la misma, sino también los casos en que no se utilizan suficientemente sus conocimientos y capacidades, y esto supone un problema para el trabajador.

En términos generales, un trabajo saludable es aquel en que la presión sobre el empleado se corresponde con sus capacidades y recursos, el grado de control que ejerce sobre su actividad y el apoyo que recibe de las personas que son importantes para él. Dado que la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades (Organización Mundial de la Salud, Ginebra, 1986), un entorno laboral saludable no es únicamente aquel en que existe ausencia de circunstancias perjudiciales, sino abundancia de factores que promuevan la salud.

Como comenté con anterioridad las causas que provocan el estrés son muy diversas. A continuación se enumeran las más predominantes:

– Las características del puesto de trabajo: en cuanto a las tareas monótonas y repetitivas, la falta de variedad, las tareas desagradables y las que producen aversión.

– El volumen y ritmo de trabajo: en cuanto al exceso o escasez de trabajo y a los trabajos con plazos muy estrictos.

– El horario de trabajo: en cuanto a horarios estrictos e inflexibles, jornadas de trabajo muy largas o fuera del horario normal, horarios de trabajo imprevisibles y sistemas de turnos mal concebidos.

– Las perspectivas profesionales, estatus y remuneración: en cuanto a inseguridad laboral, promoción excesiva o insuficiente, remuneración por trabajo a destajo, actividad poco valorada, sistemas de evaluación del rendimiento injustos o poco claros y el exceso o la carencia de capacidades para el puesto.

– Las relaciones interpersonales: supervisión inadecuada, malas relaciones con los compañeros, intimidación, acoso y violencia, trabajo aislado o en solitario y las ausencias de procedimientos establecidos para tratar de resolver los problemas y las quejas.

– La cultura institucional: mala comunicación, liderazgo inadecuado y la falta de claridad en los objetivos de la empresa.

Los efectos del estrés varían en función de si afecta a la persona o a la empresa. De esta manera:

– Los efectos del estrés en las personas, pueden dar lugar a los siguientes comportamientos disfuncionales: estar angustiado e irritado; ser incapaz de relajarse o concentrarse; tener dificultades para pensar con lógica y tomar decisiones; disfrutar cada vez menos de su trabajo y sentirse cada vez menos comprometido; sentirse cansado, deprimido e intranquilo; sufrir problemas físicos como por ejemplo cardiopatías, trastornos digestivos, depresión y estado de ansiedad, aumento de la tensión arterial y dolor de cabeza y trastornos músculo-esqueléticos.

– Los efectos del estrés en las organizaciones, pueden amenazar el buen funcionamiento del servicio y a los resultados de la empresa, provocando los siguientes síntomas: aumento del absentismo; menor dedicación al trabajo; aumento de la rotación del personal; deterioro del rendimiento y de la productividad; aumento de las prácticas laborales poco seguras y de las tasas de accidentabilidad; aumento de las quejas de los clientes; efectos negativos en el reclutamiento del personal; aumento de los problemas legales ante las demandas presentadas y las acciones legales emprendidas por trabajadores que sufren estrés; y el deterioro de la imagen institucional tanto entre sus trabajadores como de cara al exterior.

Existen varias estrategias para solucionar los problemas del estrés laboral, y son las siguientes:

– Horario de trabajo: procurar que los horarios de trabajo eviten conflictos con las exigencias y responsabilidades externas al trabajo. Los horarios de los turnos rotatorios deben ser estables y predecibles.

– Participación/control: dejar que los trabajadores aporten ideas a las decisiones y acciones que afecten a su trabajo.

– Carga de trabajo: comprobar que las exigencias de trabajo sean compatibles con las capacidades y recursos del trabajador y permitir su recuperación después de tareas físicas o mentales particularmente exigentes.

– Contenido: diseñar las tareas de forma que confieran sentido, estímulo, sensación de plenitud y la oportunidad de hacer uso de las capacitaciones.

– Roles: definir claramente los roles y responsabilidades en el trabajo.

– Entorno social: crear oportunidades para la interacción social, incluidos el apoyo moral y la ayuda directamente relacionados con el trabajo.

– Futuro: evitar la ambigüedad en temas de estabilidad laboral y fomentar el desarrollo de la carrera profesional.

Por lo que se debería priorizar en lo siguiente:

– El trabajo debe ir de acuerdo con las habilidades y los recursos de los trabajadores.

– Se debe permitir que el trabajador use sus habilidades para solucionar problemas.

– Se deben establecer correctamente las funciones, tareas y responsabilidades de cada uno de los trabajadores para evitar la ambigüedad.

– Se debe involucrar a los trabajadores para que participen en la toma de decisiones, ya que mejora la comunicación en la organización.

Otras recomendaciones para solucionar los problemas del estrés son:

– Mejorar el contenido y la organización del trabajo para evitar los factores de riesgo psicosociales.

– Controlar los cambios en las condiciones de trabajo y en la salud de los trabajadores y su interrelación.

– Aumentar la sensibilización, informar, preparar y educar.

– Ampliar los objetivos y estrategias de los servicios de salud laboral o prevención de riesgos.

Para finalizar, se incluyen una serie de vídeos ilustrativos sobre el estrés laboral.

Office Stress: https://youtu.be/2vO-pETWTPo
Office Stress: https://youtu.be/buiq_mMjhQY
Office Stress: https://youtu.be/qaMvBOcKs-Y

Pablo Búa Burgos
Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales
23 de octubre de 2015

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s